Tipos de entrenamiento

REHABILITATORIO:

Dentro de la experiencia que he adquirido en el sector, muchos de los clientes que necesitan un entrenamiento personalizado pertenecen a este grupo. Necesitan una persona formada con conocimientos para que junto a un equipo multidisciplinar tratar ciertas patologías y mejorar su capacidad funcional.

FORTALECIMIENTO:

El músculo es vida y por eso necesitamos que todo tipo de persona tenga una estructura fuerte y entrenada para que el día de mañana sea lo más independiente posible y de la misma forma evitar ciertas enfermedades que vienen por pérdida muscular y ósea.

RENDIMIENTO:

Por mi especialización en Alto Rendimiento es el área que más motivación me da aunque si le damos una vuelta cualquiera de las áreas que se presentan son Rendimiento “la búsqueda de la mejora según objetivos”. Aquí entrarían todos deportistas o personas que buscan la competición y tanto la planificación como el entrenamiento se darían para un largo periodo de tiempo.

POBLACIONES ESPECIALES:

Día tras día investigaciones y revisiones científicas nos marcan el camino del entrenamiento de fuerza y resistencia como mejora de muchas de las enfermedades  y patologías en algunos casos con mayor eficacia que los medicamentos. Aún así el entrenamiento debe de ser planificado y cuidadoso teniendo en cuenta muchos factores como degeneraciones de diferentes estructuras o disfunción de diferentes órganos con lo que hay que ser precavido con la actividad realizada.

NIÑOS:

Como con cualquier otra población, los niños tienen grandes beneficios en el entrenamiento de fuerza al estimular la estructura ósea, prevenir enfermedades y la mejora del sistema inmunológico. La mejora de la coordinación y la fuerza en el niño de forma lúdica y con la búsqueda de inquietudes es esencial para la formación de un adulto con hábitos sanos.